Agricultura ecológica, el regreso al origen de lo sano

Comida literalmente sana
15 abril, 2017

Sin restos de pesticidas químicos, lejos de toda manipulación genética y cien por cien naturales. Se trata de los productos de la agricultura ecológica, un nuevo sistema de producción y elaboración agrario por el que está apostando un gran número de agricultores, industrias, tiendas y consumidores de canarias.

Al entrar en la Zanahoria BioGlobal, uno sabe que no está en un supermercado al uso. Los estantes y la línea de de caja son de madera y las cestas para ir echando la compra, de mimbre. Un panel de corcho anuncia cursos de yoga, cocina energética y Reiki.

Paco Armas, el gerente, lleva un cachorro canario y su mujer, Rosa Campos, y el resto de dependientes en total nueve, visten un delantal verde o naranja -mejor dicho color zanahoria-. Por lo demás, los pasillos están repletos de frutas y verduras; de leche, pan y aceite; de carne y de huevos, de papillas para bebes y productos de aseo, de conservas, golosinas e incluso “Doritos”. En definitiva todo lo que hay en una tienda convencional, solo que todos los productos son ecológicos.

Hablar de La Zanahoria es citar uno de los 55 puntos de venta directa de productos ecológicos que hay en las islas. Regentan el negocio Paco Armas y Rosa Campos, un joven matrimonio convencido del daño irreparable que la agricultura y ganadería intensivas están ocasionando en nuestra tierra y nuestra salud.

Paco lo explica asi: “En los últimos 50 años se ha intentado trasladar a la agricultura los parámetros de productividad propios de la industria y eso no funciona porque en el campo no se puede trabajar debajo de los costes de producción y porque se depende de variables difíciles de controlar como la climatología. Y la gente está cometiendo auténticos disparates, como alimentar a los pollos con otros pollos muertos”. La Zanahoria es hoy la única tienda ecológica de Canarias y una de las primeras del país que está concebida como supermercado con el objetivo de dar la normalidad a estos productos.

Pino, natural de San Mateo es una de sus clientes habituales. Con una imagen que no refleja sus 66 años de edad, Pino achaca a su alimentación su buen aspecto. Es vegetariana y todos los alimentos que consume son ecológicos.”Cuanto mejor se come, mejor salud se tiene”, dice.

Pino responde al perfil de consumidor español de productos ecológicos, esto es, el de una persona preocupada por su salud y exigente en cuanto a la calidad alimentaria. Diversos escándalos (vacas locas, la crisis de los pollos belgas) y la aparición de productos transgénicos están creando consumidores que buscan información adicional sobre los métodos de producción de los alimentos, y que exigen que estos estén libres de plaguicidas y herbicidas artificiales, de hormonas y de toda manipulación genética. No obstante, según Paco Armas cada vez son más los usuarios de la agricultura ecológica que ven en ella una forma de mejorar este mundo. Saben que el consumo de estos productos conlleva ventajas indirectas como la reducción de la contaminación medioambiental y la desertización del suelo, menor gasto en sanidad pública, mayor autonomía para el agricultor, más puestos de trabajo y el fomento del desarrollo sostenible de las zonas rurales.

Canarias 7
7 de Marzo de 2004
Suplemento Dominical
por: Beatriz Ojeda.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información

aceptar