Agricultura biológica en Canarias

Frutas y verduras ecológicas en Las Palmas
31 enero, 2014
Comida literalmente sana
15 abril, 2017

El esfuerzo realizado por un grupo de jóvenes de Gran Canaria, dispuestos a introducir la agricultura biológica, o ecológica, en la Isla ya está cosechando los primeros frutos. ‘La Zanahoria’, una tienda situada en la calle Carvajal, 58, surte hace unos meses de productos procedentes de huertos biológicos a la incipiente demanda de alimentos frescos y naturales que esta naciendo en Gran Canaria. Más de cien familias se abastecen semanalmente en ella, otras muchas lo hacen con menos asiduidad, dándose el placer de comer potajes, ensaladas y algunas frutas libres de ‘química’, recuperando el sabor que tenían antes. (Antes de que las explotaciones agrícolas intensivas, apoyadas por las multinacionales agroquímicas, se hicieran con el control de la producción de alimentos hortifrutícolas en Occidente).

Pero no ha sido fácil, recuerda Paco, coordinador, relaciones públicas e intendente de la experiencia ‘La Zanahoria’. «Esto de dedicarse a la agricultura biológica a tiempo completo, dirigida a la producción y comercialización de alimentos frescos es muy complejo». Rosi, su compañera, otro de los cinco miembros que componen el grupo, experta en bioagricultura, pero dedicada ahora a la venta en la tienda, añade, “queremos demostrar que dedicarse a la agricultura puede ser rentable”.No para hacerce ricos, pues como dice Paco, “es un trabajo vocacional, en otro caso no compensa, pero si para ganar un salario digno”.

Hace casi tres años que el proyecto se puso en marcha, comprando una fanegada de tierra en Valsequillo (5.500 metros cuadrados aproximadamente), instalando el riego y realizando las tareas necesarias para ponerla en producción.

Al mismo tiempo, se pusieron en contacto con los restantes pioneros de la bioagricultura en Gran Canaria, que intentaban echar a rodar proyectos similares.

El objetivo era programar y repartir de tal forma las distintas producciones como para poder garantizar el abastecimiento de un punto de venta fijo.“Por una serie de circunstancial el proyecto no cuajó, fue un caos”, recuerda Paco. “Debido a las dificultades para mantener un punto de venta estable, decidimos dedicarnos a la venta ambulante de hortalizas biológicas”.

Poco a poco fueron reuniendo clientes, repartidos por toda la Isla, y coordinando una red de distribuición que abastecía las necesidades semanales de hortalizas frescas a unas cuarenta familias. Este sistema funcionó bien durante un par de años, hasta que en noviembre de 1995 consideraron que ya estaban preparados para mantener un punto de venta estable, y abrieron ‘La Zanahoria’.

Lali y Fernando se engargan de las labores agrícolas, Rosi y Víctor de la tienda y Paco del resto. Productos biológicos cultivados en Gran Canaria junto a otros procedentes de Tenerife, La Palma, la Península o Francia, garantizan que la clientela no saldrá defraudada y encontrará una oferta variada.

Durantelos seis meses que lleva abierto el local, ha ido incrementándose el número de habituales. Actualmente, unas ciento veinticinco familias cubren sus necesidades de frutas y hortalizas frescas en ‘La Zanahoria’.

“Cada día hay mas gente interesada en comer bien –comenta Paco-, se va despertando una nueva conciencia, fundamentalmente por su estrecha relación con la salud”.

El escándalo de las ‘vacas locas’ británico –que ha puesto en evidencia que los controles sanitarios que se llevan a cabo con los animales destinatados al consumo humano no han impedido que la enfermedad se extienda y ‘salte’ contagiando a las personas- ha generado un aumento significativo de la clientela. Para Paco, “casos así ayudan a descubrir a la gente lo engañados que estamos a veces, que no sabemos de dónde vienen los alimentos”.

Certificado biológico
Para que un producto pueda ser calificado de biológico es necesario o obtener un certificado del CRAE (ConsejRegulador de la Agricultura Ecológica).

Para ello, hay que demostrar que en la explotación agrícola no se emplean agroquímicos sintécticos, como fertilizantes y boicidas convencionales. Únicamente el estiércol, el compost, los caldos vegetales, algunos compuestos de azufre y los fitosanitarios naturales pueden ser empleados en esta variedad de agricultura.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información

aceptar